viernes, 13 de noviembre de 2009

EL KARMA (Fragmento)

Dramaturgia de Analía Chirino




MARA entra al Café. Busca a alguien que al parecer no ha llegado. Se sienta y llama al Mozo.

- ¡Mozo!

El mozo pasa y no la registra. Prende un cigarrillo, camina, se saca los anteojos, espera…

- Te está ignorando Mara, debe ser que no te ve. Hace una hora que estás acá y él ni por aludido. Debe ser que te has vuelto invisible… ¡Mozo, la carta por favor!

Aparece el Mozo con la carta. Mara la abre con desconfianza y lee:

Hola Mara espero que estés bien. Sé que estás esperando a tu Mamá, te citó hoy a las 17,00. Llevas tiempo esperándola y no quiero desilusionarte, pero ella nunca va a llegar. Te pusiste la mejor ropa; te maquillaste y qué buen perfume. ¡Mara, no pierdas el tiempo, ella no puede buscarse ni a sí misma, hace años que está perdida! Cámbiate de mesa, siéntate en la barra. Vas a recibir un llamado, no te vayas, espéralo. Suerte. Cuídate.

JUAN

-¿Qué Juan? Ah, ya sé que Juan… ¡El que me abandonó con un hijo hace cinco años! Te fuiste a México, prometiste que volvías a buscarme pero, ¿sabes qué? Ya no te espero, ya no voy al aeropuerto como todos los días. ¡Estoy muy bien! ¿No se me nota?


viernes, 30 de octubre de 2009

Finalizando una etapa

Realizar un taller de creación nunca es fácil.
Se puede planificar todo el viaje:
tener el mapa con las rutas; cargar los bolsos; el agua y los demás.
Sin embargo, cuando se da el primer paso es que comienza el viaje.
Una vez allí, en el camino, todo marcha a su propio ritmo.
Y los caminos, un día es uno, al otro son muchos.
Optar siempre cuál es el mejor.
El que contiene la aventura pero también el que nos permite llegar al fin.

Escribir es una tarea compleja. De indecisiones. De actitud.
Pero también de mucha felicidad.
Aunque no siempre nos divertimos con lo que escribimos.
Con lo que creamos.

Acaso más que transitar, es cuestión de habitar.
Habitar un espacio, una idea, una persona, un texto.
Y allí mismo construir.

¿Y cómo podemos comenzar?
Acaso lo mejor para elegir un pedazo de tierra es considerar si posee agua.
Entonces como rabdomantes debemos indagar bajo tierra.
Escarbar. Indagar. Estudiar.
Ir hacia el centro de la tierra en su búsqueda.
Y cuando la tenemos, en gran medida dependerá de nuestro trabajo,
de nuestro esfuerzo,
para hacer de un desierto un oasis.

Acaso en ese punto nos encontramos.
Construyendo.

Espero disfruten este video.

http://vimeo.com/7332218

viernes, 25 de septiembre de 2009

ABIERTA LA INSCRIPCION 2009

A. DESCRIPCIÓN DEL TALLER

El siguiente proyecto plantea la realización de 1 taller de dramaturgia de acción a partir de la creación de monólogos, a realizarse en el Departamento de SAN MARTÍN (Mendoza), en las instalaciones del Museo Las Bóvedas.

El mismo tendrá la duración de 2 meses, totalizando 8 encuentros.

La coordinación de los módulos de trabajo será llevada a cabo por: GUSTAVO CANO (actor y dramaturgo); GABRIELA PSENDA (actriz y creadora de la compañía “La rueda de los deseos” – Teatro Argonautas) y PABLO LONGO (actor, marionetista y dramaturgo).

La modalidad del taller tiene la particularidad de poder desarrollarse en espacios destinados al teatro como así también en espacios no convencionales, en este caso el Museo Las Bóvedas.

La inscripción es abierta a toda la comunidad interesada, con o sin experiencia en la escritura y/o el teatro. El costo es GRATUITO para el tallerista.

A modo de cierre del proyecto, se planea realizar una muestra de los trabajo que puedan ser compartidos con la comunidad, y que se confeccionará a partir de los deseos y necesidades de los asistentes.


B. ANTECEDENTES DEL GRUPO


El grupo se inició en abril de 2006. Su actividad radicó en la realización de talleres de escritura creativa y técnicas de dramaturgia en el Reloj Solar del Parque Central de Mendoza.

Hasta el momento, más de 70 personas se incorporaron a las distintas etapas de los talleres, proveniente de distintas áreas, tales como: artistas gráficos, artistas plásticos, poetas, actores, escenógrafos, estudiantes de periodismo y amas de casa. Muchos de los cuales escribieron obras y lo siguen haciendo dentro de la actividad teatral mendocina y nacional.

Para el año 2008, el grupo se reorganizó alrededor del proyecto del Fondo Nacional de las Artes que ganaron.

Dicha metodología de taller, llamó la atención de creadores de Latinoamérica, a tal punto que el grupo fue convocado, en mayo de 2009, a participar del Seminario Internacional de Dramaturgia, dentro del marco del Festival de Teatro Sagrado de la Tebaida, en Quindío, Colombia, bajo la modalidad de charla-conferencia a distancia. Siendo invitados a participar de manera presencial en el 2010.

C. DATOS DEL TALLER

Lugar:
Museo Las Bóvedas, San Martín, MENDOZA.

Días y Horarios:
SÁBADOS de 9:30 a 12:30

Finaliza:
Sábado 31 de octubre de 2009

Costos:
GRATIS para los talleristas.

Cant. Inscriptos:
18 máximos.

Inscripción:
En el mismo lugar

Consultas:
pablongol@yahoo.com.ar

Fecha límite de inscripción:
Hasta el mismo SÁBADO 3 de OCTUBRE –



GRACIAS POR LA DIFUSIÓN

viernes, 17 de abril de 2009

NUEVO Taller en San Martín (Mendoza)

Les informamos a todos los interesados, que durante el 2009 pensamos desarrollar un taller de 2 meses en el depto. de San Martín (Este mendocino). El mismo estará enfocado hacia la construcción de monólogos y el lugar elegido para llevarlo a cabo es el Museo Las Bóvedas.

El taller finalizará con una presentación escénica de los trabajos realizados durante el taller.

Aún no tenemos la fecha de inicio, pero estamos muy cerca de concretarlo.

Cualquier información o consulta no duden en contactarnos al mail: pablongol@yahoo.com.ar (Pablo Longo) o dejar un comentario aquí mismo.

Dramaturgos del Reloj en Colombia

El pasado 8 de abril, los integrantes de Los Dramaturgos del Reloj Solar tuvieron la fortuna de participar del Seminario Internacional de Dramaturgia, desarrollado en Quindío (Colombia), dentro del marco del Festival Internacional de Teatro Sagrado organizado por la agrupación teatral del teatro La Musaraña.

La participación se realizó mediante el formato de videoconferencia desde Mendoza, Argentina. El evento que duró desde el 03 al 09 de abril, contó con artistas y agrupaciones de: Canadá, Perú, Argentina, Francia, México, Italia y Colombia.

A continuación, un breve fragmento textual de la conversación establecida con nuestros compañeros que participaban presencialmente desde Colombia.

Nosotros:
Como decía Gustavo (Cano), Buenos Aires centraliza lo que son talleres y es común que se de la situación de que lleguen talleristas, cobren bien y se vayan sin dejar lo suficiente para que pueda generarse algo estable y se pueda así, desarrollar una actividad teatral más seria y constante.
En cuanto al trabajo que realizamos, operamos por módulos de taller que suelen trabajarse a veces, en cooperación y articulados entre sí, conciliando nuestras diferencias ya que escribimos y entendemos la dramaturgia de diversas maneras.

¿Cuáles son las distintas maneras de trabajar en sus talleres? (Eduardo, de la red nacional de dramaturgia, Colombia)
- Sí, hemos desarrollado varias. En el 2006, trabajamos continuo, comenzando por mundos creativos desarrollando diversos sistemas de escritura, y haciendo hincapié en los MIEDOS, para la creación de fábulas.

Es decir, ¿parten de lo psicológico?
- No siempre, ocurrió en especial en ese año. En el 2008 variamos, probando otras técnicas propuestas por los que integramos el grupo. Siempre cambia.

¿Han logrado llevar a escena lo que escriben? (Guido, de Italia)
- Sí, nuestros textos sí. En el caso de los que asisten al taller sí, pero hay cierto temor a exponerse y dependen de sus propios tiempos para animarse. Muchos no provienen del ámbito teatral, y necesitan un tiempo para acercarse y sentirse seguros.

¿Qué reflexión les ha dejado ver sus obras en escena? (Guido, de Italia)
- Ahh, mucha decepción (Risas de ambos lados.) Es difícil que la representación supere la imaginación.

Que bueno (Guido, de Italia)
- Aquí es una gran característica que los dramaturgos deriven en directores de escena, y se vean obligados a montar sus propios textos.

De alguna forma, ¿conocen lo que se está escribiendo en otras regiones del país? (Marlon, de Cundinamarca, Colombia)
- En parte, porque no hay muchas posibilidades. Sí hay publicaciones del Instituto Nacional del Teatro, pero son concepciones muy acotadas de lo que se hace en las regiones. (Risas desde allá)

Esta situación es igual en casi toda Latinoamérica. (Yolanda, de México)
- Bueno, pasa porque se cree que la Capital lo es todo. Aquí se habla del montruo, que tiene la cabeza (Buenos Aires) y el cuepo (las provincias). Pero no coordinadas, sino separadas y que este país es sólo una cabeza sin cuerpo.

Porque Dios está en todos lados pero atiende en Buenos Aires, contestan desde Colombia.

La conversación sigue pero daba para un rato más. De pronto las máquinas se desconectan y volvemos a estar acá y ellos allá, y nosotros pensando en el allá y de seguro ellos en el acá.

lunes, 9 de junio de 2008

Debemos preservar los espacios de la creación


* de Jean-Luc LAGARCE (1957-1995): figura sobresaliente de la dramaturgia francesa del S. XX.


Debemos preservar los espacios de la creación, los lugares de lujo del pensamiento, los lugares de lo superficial, los lugares donde se inventa aquello que todavía no existe, los lugares de interrogación sobre el pasado, los lugares del cuestionamiento. Son nuestra hermosa propiedad, nuestras casas, las de todos y cada uno. Los impresionantes edificios de la certeza definitiva, ésos, sobran, cesemos entonces de construirlos. La conmemoración puede ser algo vivo, el recuerdo también puede ser feliz o terrible. No hay por qué murmurar el pasado o caminarlo en puntas de pie. Nuestro deber es hacer ruido. Tenemos que conservar en el centro de nuestro mundo el lugar para nuestras incertidumbres, el lugar de nuestra fragilidad, de nuestras dificultades para decir o escuchar. Debemos permanecer dubitativos y permanecer así, en la duda, frente a los discursos violentos o amables de los perentorios profesionales, de las lógicas económicas, de los asesores, de los hábiles y los vivos, de nuestros señores consensuales.

No podemos contentarnos con tener o no limpia la conciencia frente a la barbarie de los otros, la barbarie está en nosotros mismos y sólo nos pide que nos devastemos, que explotemos en lo más profundo de nuestro espíritu y nos fundamos en el Otro. Tenemos que ser cuidadosos ante el mundo, y ser cuidadosos ante el mundo es sobre todo ser cuidadosos ante nosotros mismos. Tenemos que cuidarnos del mal y el odio que mamamos en secreto sin saberlo, sin querer saberlo, sin siquiera osar imaginarlo, el odio subterráneo, silencioso, que espera que le llegue el turno de devorarnos y utilizarnos para devorar enemigos inocentes. Los espacios del Arte pueden alejarnos del miedo y cuando se tiene menos miedo, se es menos malo.

No debemos ser amnésicos, pero no dejar de ser amnésicos todos los días a las siete de la tarde, a la hora de nuestra plegaria y de nuestros perdones colectivos. No ser amnésicos no consiste solamente en mirar cómo el pasado se aleja lentamente de nosotros, nuestra hermosa convalecencia, no ser amnésico es mirarnos a los ojos hoy, en el día de hoy, y mirarnos además mañana; no ver nada, no pretenderlo, dejar de afirmar, pero caminar de todas maneras, conservar la mirada clara, el caminar lento y seguir sonriendo, apacibles, por no estar seguros de nada.

Una sociedad, una ciudad, una civilización que renuncia al Arte, que se aleja de él, en nombre de la cobardía, de la holgazanería inconfesable, de la falta de perspectiva dormida sobre sí misma, que renuncia al patrimonio del mañana, al patrimonio del devenir, para contentarse, en la autosatisfacción más beata, con los valores que cree haber forjado y que en realidad simplemente heredó, ésa sociedad renuncia al riesgo, se aleja de su única verdad, olvida por anticipado construir su futuro, renuncia a su potencial, a su palabra, no dice nada ni a los otros ni a sí misma.

Una sociedad, una ciudad, una civilización que renuncia a su cuota parte de imprevistos, a su margen, a sus plazos, a sus dudas, a su desenvoltura y que no renuncia ni siquiera un instante a producir sin reflexionar; una sociedad que deja de reírse aunque sea un poco, a pesar de la desgracia y el desarraigo, de sus propias inquietudes y de su soledad, es una sociedad que se contenta de sí misma, que se libra por entero a la contemplación mórbida y orgullosa de su propia imagen, a la contemplación inmóvil de su propia y mentirosa imagen. Niega sus errores, su fealdad, y sus fracasos, se los auto-oculta, se cree hermosa y perfecta, se miente. Y sólo entonces avara y mezquina, la cabeza hueca, la imagunación ahorrada, desaparece y se devora, destruye lo que es de otros, y por mucho que le cueste admitirlo se reduce y se ahoga en su propio recuerdo, en la idea que proyecta de sí misma. Se vuelve presumida y triste, nutrida con sus propias ilusiones, segura de su brillo propio, sin continuación ni descendencia, sin historia futura y sin espíritu. Es magnífica, se lo cree porque así lo dice y es la única que lo escucha. Está muerta.


Traducción: Laura Pouso. De la colección Homenaje. Editorial Atuel. Bs. As. 2007

sábado, 10 de mayo de 2008

Dramaturgia y Sociedad


En el complejo proceso de la escritura teatral, será necesario que cada parte activa se plantee y replantee constantemente qué escribir, y porqué y para qué escribir teatro. Es un punto importante, ya que a medida en que se logre particularizar aún más, mayor va a ser la seguridad y solidez de la tarea.





La escritura teatral (extendamos el concepto también a todos los hechos artísticos) resulta ser una expresión subjetiva del mundo, siempre social - en su génesis, en sus objetivos, en su recepción -, aunque sea realizada por un artista "individual", objetivada en una obra, para satisfacer necesidades sociales muy diversas, afectivas, emocionales, volitivas, actitudinales y también cognoscitivas. Las creaciones artísticas expresan modos de apropiación subjetivas de ese mundo. Recordemos: los hechos artísticos son productos sociales; aunque sean creados por un sólo individuo, la producción de éstos es social.

A la vez, cada sujeto - emergente de una trama de relaciones interpersonales que constituyen el horizonte de su experiencia - escribe a partir de sus propias necesidades, el vínculo con otras vivencias o conocimientos y la confrontación e integración de múltiples perspectivas enriquece a todos y a cada uno de los participantes. A veces se desconoce la hondura de lo que nos ha sucedido, y minimizamos nuestra capacidad o
predisposición para escribir.



video
Gustavo Cano. Dictado Módulo 2 - Abril 08
(Sin audio)


domingo, 6 de abril de 2008

Dramaturgos en los Medios

Bajo el título de "Cuando la escritura sale al sol" se publicó el 9/3/2008 una nota relacionada a nuestra actividad en el Diario Los Andes, de Mendoza.- Aquel que quiera acceder a ella y sus contenidos anexados le pedimos que clickee a continuación:

http://www.losandes.com.ar/notas/2008/3/9/estilo-348648.asp

Una nota más antigua, de cuando aparecimos en el firmamento solar. También del Diario Los Andes, "Jornadas de Letras en el Reloj Solar del Parque Central" de Silvia Lauriente.

http://www.losandes.com.ar/notas/2006/5/4/sociedad-192950.asp

Gracias.

viernes, 4 de abril de 2008

Fundamentación de nuestro trabajo

Las políticas educativas de los últimos años se han orientado hacia una mayor apertura a la comunidad, fomentando todas aquellas iniciativas que contemplen acciones tendientes a cumplir un importante rol en la sociedad. Teatro no ha quedado al margen, sobre todo por su importante y necesario contacto directo entre el artista y el público. Pero, ¿cómo mejorar la comunicación para que pueda existir una mayor participación de esta actividad artística en la vida social, cuando hay una gran falencia en cuanto a cantidad y calidad de dramaturgos que puedan sensibilizarse con la problemática que aqueja a la sociedad en la cual se encuentran insertos?


Actualmente, se trabaja mucho la creación colectiva en el ambiente teatral mendocino, como así también la adaptación de textos, que en la gran mayoría de los casos queda a cargo del director o un actor sin que estos tengan mucho conocimiento sobre el tema. Es en el caso de la creación grupal, donde la presencia de la figura del dramaturgo es casi inexistente, saltando a la vista una gran falencia debido a que se tiende a descuidar el texto, nulo a veces o collage de bellos poemas que pierden fuerzas al carecer de una estructura, de una columna vertebral que organice el producto, le de forma y carácter. Es por tal motivo, que la siguiente propuesta, dirigida a experimentar la dramaturgia a partir del trabajo actoral, tendería a mejorar la calidad de los trabajos teatrales.


A nivel educativo, se realiza un inadecuado hincapié en el análisis literario a través de sus variadas estéticas, marginando al “futuro dramaturgo” a la solitaria tarea de elaboración de textos sin herramientas que lo ayuden a destrabar la palabra, tarea que se transforma en tediosa e incomprensible para la mayoría que debe trabajar no motivado por la acción.


En muchos casos, quien se inicia en la escritura tiende a transitar por lugares comunes mintiéndose a sí mismo, haciéndose creer que ha creado una gran innovación. Las técnicas, tienden a liberar de estos mecanismos condicionantes y estimulan a atravesar una barrera, ir más allá, a un territorio que la misma persona desconoce que posee, y en la cual habita realmente la esencia de la creación. No significa que sean las únicas ni las mejores técnicas y que sin ellas no se pueda escribir ni mucho menos, lo interesante es conocerlas, saber que existen y que muchos grandes escritores las utilizan y las recomiendan para quién desea involucrarse en el mundo de la escritura. Muchas veces los métodos son secretos que cada escritor guarda en su sinagoga personal, y sólo la transmiten a unos pocos, siempre bajo el concepto de poder ser los únicos que manejen esa escritura “creativa y original”.


No significa que estos ejercicios vayan a hacer de los asistentes grandes escritores, eso lo dirán los años, los lectores (en este caso el público) y las editoriales. ¿Quién puede enseñar a escribir teatro? Sólo se pueden abrir puertas a un mundo de la percepción, transitar vías para entrar y salir de la realidad a la fantasía, para conocerse, rechazar o afirmar lo que somos y sentimos como individuos o como sociedad, o como individuos que conforman una sociedad.


No se puede concebir una escritura bajo la total libertad, tampoco cargada de reglas. El todo es igual a la nada y ambas no sirven. Comenzar la escritura a través de disparadores que activen el funcionamiento creativo, como un simple juego de adultos, acrecienta las posibilidades de que el proceso de escritura sirva como un recurso más para el actor contemporáneo, que atraído por las formas y la imagen, tienden a orientarse hacia lo corporal abandonando el plano intelectual. Un complemento de ambas sería lo más óptimo para el trabajo actoral.


Una grata experiencia literaria potencia las aptitudes a grados insospechados, y en quienes logran vivenciar este proceso fomenta una mayor predisposición ante la resolución de conflictos y una amplitud mental ante los estímulos externos.


Consideramos que este plan podría llenar gran parte del vacío que se produce en los jóvenes que desean expresar un gran caudal de sentimientos e ideales, pero no encuentran la forma de transmitirlo a los demás, de plasmarlo en un hecho artístico.


video

2 grupos trabajando con Pablo Arabena (2006)

Actividades 2008


Coordinadores e Invitados 2006


Para el 2008, hemos reorganizado el cronograma de actividades. En esta oportunidad contamos con la presencia de dos nuevos dramaturgos mendocinos: Sacha Barrera Oro y Gustavo Cano, que junto a Pablo Arabena y Pablo Longo serán los encargados de llevar adelante el proyecto.


Cada uno de ellos dictará un módulo relacionado con la escritura creativa y la dramaturgia. Y el módulo final se trabajará de manera conjunta acompañando el proceso del interesado en la concreción de una obra. De esta manera, pensamos brindar una mejor atención a las necesidades del interesado en la escritura. Darle la posibilidad de apreciar la dramaturgia desde 4 ópticas distintas, que abran puertas a su creatividad y lo incentiven a elaborar tanto grupal como así también en la solitaria tarea de escribir.